En San Valentín, vente a Mala Hierba, por amor … o por amistad

La celebración de San Valentín es una tradición popular que se celebra el 14 de febrero porque es la onomástica de ese santo, de ahí que mucha gente le confiera un marcado sentido religioso. Sin embargo hay quien asegura que tiene orígenes paganos porque en la Antigua Roma ese día se dedicaba a la fertilidad.

Hay que esperar hasta el siglo XIV para encontrar un texto que asocie esta festividad con el amor. Concretamente hay que remitirse al poema titulado “Parlamento de los pájaros,” del escritor inglés Geoffrey Chaucer, para hallar la primera mención al Día de San Valentín como un día de festejo para los enamorados. A partir del poema de Chaucer se comenzó a considerar el Día de San Valentín como un día dedicado al amor.

A partir de ahí cada país ha ido asentando sus tradiciones y en Valencia, donde ya celebramos el dia de los enamorados el 9 de octubre, hemos convertido ese día en la excusa perfecta para disfrutar de los nuestros. Al fin y al cabo en muchos países el 14 de febrero también es el Día de la Amistad.

Así es que con amigos, familias o pareja… no lo dudes! Vente a disfrutar de lo más importante de tu vida… sea porque es una fiesta religiosa, pagana o comercial, al final lo que importa es disfrutar de la mejor compañía!

Este es nuestro menún (pincha aquí)

 

Restaurante Mala Hierba populariza sus precios ampliando su oferta de menús

Con la llegada de la cuesta de enero Restaurante Mala Hierba ha popularizado sus precios incluyendo un nuevo menú de 10,90 euros que se ofrece a mediodía, de martes a viernes, y hasta febrero de este año.

El nuevo menú, que comparte muchos platos con nuestro menú exprés, está elaborado con productos de proximidad y temporada que nosotros mismos compramos diariamente en los mercados municipales de nuestra ciudad. Por esa razón lo hemos llamado “menú de mercat”.

Nuestra oferta de mercado también se puede degustar por las noches en formato de menú cerrado por sólo 3 euros más, y los fines de semana por tan sólo 18,90 euros.

 

Una oferta de producto con un toque Mala Hierba

El menú “de mercat” está compuesto por 6 entrantes a elegir que combinan  nuestra elaborada crema, los más atractivos aceites aromáticos, sabrosos y crujientes picatostes, la mejor mojada del mercado, nuestra sutil miel de soja y la elegante sal de sésamo con verduras y productos de la huerta valenciana.

El segundo también se elige entre 6 platos principales para todos los gustos, pues puedes elegir entre costillar marinado a 64º y asado a la brasa, pollo de corral relleno de panceta ahumada y dátiles, hasta lomo de merluza en papillote, arroz meloso, burguer y nuestra sugerencia del chef. Sin duda, en estas fechas las alcachofas chafadas con ajo en texturas están entre nuestras sugerencias más recomendables. El toque Mala Hierba, que lo aporta nuestro horno kamado, está presente en la mayoría de nuestros platos.

 

Por su parte el menú ofrece dos postres, uno elaborado con esmero en nuestra cocina y que se irá preparando a diario y el otro siempre a base de fruta natural para no perder nuestra esencia de comida saludable.

 

En Restaurante Mala Hierba la Navidad es de los clientes

6355c627-93ad-4da1-972a-5beeceb86982Llegan unas fechas muy señaladas y en Restaurante Mala Hierba queremos que la Navidad sea de quien debe ser… de nuestros clientes.

Por esa razón tenemos ya preparado nuestro árbol navideño, pero son nuestros clientes los que van a decorarlo.

La idea es que todos los clientes que coman o cenen con nosotros puedan participar de un divertido sorteo, y que estará vigente hasta el 21 de diciembre por la noche. ¿En qué consiste? sólo has de decirnos a quien invitarías a comer o cenar con nosotros, dejarnos tus datos de contacto y colgar un adorno navideño en nuestro árbol con el número que te hayamos asignado.

Si tu número coincide con la terminación del Gordo de Navidad de la Lotería Nacional… ¡¡¡EUREKA!!! te avisaremos para que vengas a comer o cenar con la persona que nos habías dicho que te gustaría invitar.

Así es que si te pasas por aquí no lo dudes… decora nuestro árbol y disfruta de nuestro sorteo más redondo. ¡Queremos empezar el 2017 dándote una alegría!

¡Te esperamos!

Restaurante Mala Hierba, el sueño de Lester y Pascal

lesterypascal

“Sabía que quería mi restaurante” afirma Lester, “yo de niño sabía que me gustaba comer”, apunta Pascal. La historia de un guatemalteco y un francés que ha acabado dando vida a Restaurante Mala Hierba, un restaurante en la zona de Aragón de Valencia con un toque distinto.
Ambos se conocieron en el prestigioso centro donostiarra del Basque Culinary, pero su historia arranca mucho antes.
La de Lester cinco años antes cuando desde su Guatemala natal decide venir hasta las Canarias para hacer un máster de gestión y dirección hotelera. Cinco años en las islas afortunadas le sirvieron para formarse, trabajar en hoteles y restaurantes, y hasta para dar clases en el mismo máster del que fue alumno. “Llegue a España sin saber casi ni a dónde iba, había estado seis meses en EEUU, pero me atraía más España, sin duda”.
“Sabía que quería mi restaurante”, ese mantra que Lester repite y con el que sonríe cuando recorre con la vista Mala Hierba, este gran proyecto puesto en marcha junto a Pascal. Tras cinco años en Canarias “me sentía algo inseguro, había trabajado en la dirección de hoteles, prefería un restaurante, pero me faltaba algo más de formación en materia de gestión, busqué dónde formarme y la opción del Basque Culinary era la mejor, así que empaqueté todo en Canarias, me crucé la península y llegué a San Sebastián”. El resto, conocer a Pascal, llegar a Valencia, trabajar en un restaurante y la puesta en marcha de Restaurante Mala Hierba forma parte de una historia vertiginosa.

 

La pasión
Pascal pone la parte creativa en la cocina a este dúo. Su niñez transcurrió en Costa de Marfil, y allí descubrió que le gustaba comer desde bien pequeño, y la atracción por la cocina llegó pronto. Recuerda Pascal su primera influencia, su madre, “una gran cocinera, que trabajaba en un restaurante en Costa de Marfil”, y asegura que siempre supo que el mundo de la cocina “era muy difícil”.
Pasión por la cocina, por los ingredientes, por la creatividad. Pascal afirma que aún busca algún alimento cocinado que no le guste, y reconoce que necesita “tranquilidad para cocinar, es la mejor forma de ser creativo y de que todo salga como me gusta”.
Un pequeño secreto de Pascal: “duermo con una libreta en la mesilla de noche, no sabes cuándo te va a venir una idea”, eso y sus proveedores del Mercado Central de Valencia, sin los que no podría vivir, aunque esa es una historia que contaremos otro día.
La perseverancia de Lester y la creatividad de Pascal, el binomio Restaurante Mala Hierba.